Inicio NACIONALES Arismendy Díaz: El país está aún muy lejos de una “pensión digna»

Arismendy Díaz: El país está aún muy lejos de una “pensión digna»

Santo Domingo.-El experto Arismendy Diaz Santana señaló recientemente que en República Dominicana se está muy lejos de una” pensión digna” como se enarboló, porque para eso habría que terminar con una pensión equivalente a un 70% del salario, tener un seguro médico y disponer de servicios sociales.

Además, pasar de un seguro de enfermedad a un seguro familiar de salud, que sea un verdadero Plan Básico de Salud (PBS), pero “nada de eso se ha hecho” y se lo han dejado a grupos que hacen millones con el negocio de la salud. Los cambios eliminarían todos los copagos ilegales, que los aplican fuera de la ley.

Díaz Santana preside la Fundación Seguridad Social para todos (FSSPT), entidad que presenta una propuesta con reemplazos de 70% y 50% para todos los afiliados.

A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA

¿Por qué la Ley 87-01, que rige el Sistema Dominicano de la Seguridad Social, tiene que ser modificada? Porque vivimos en un mundo de rápidos e importantes cambios que inciden en el SDSS: 1) un rápido desarrollo tecnológico; 2) cambios demográficos debido al envejecimiento de la población, y 3 cambios en el mercado laboral. En este mundo tan mutante, todo tiene que revisarse y renovarse para adecuarse a los cambios.

¿ A qué se debe que a sabiendas de que se requieren mejoras este sistema no ha avanzado como se esperaba? El SDSS requiere de un doble avance: 1) un aumento de la cobertura poblacional hasta cubrir al 100% de la población, a lo cual casi llegamos; y 2) una profunda reforma cualitativa para pasar de un seguro de enfermedad a un seguro familiar de salud. Por eso la Ley 87-01 dispuso un verdadero PBS, la atención primaria y un primer nivel de atención, entre otros. Además, dispuso de una nueva forma de asignación de los recursos y de contratación del personal. Nada de eso se ha hecho. Porque grupos que hacen millones con el negocio de la salud, mantienen un sistema curativo que desprecia la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades. Porque esos cambios eliminarían todos los copagos ilegales, que no están contemplados en la ley.

Y porque con la nueva asignación de los recursos más de 10,000 médicos que cobran y no trabajan tendrían que hacerlo o perderían sus privilegios.

El SFS cojea apoyado en una costosa muleta (copagos). Cojea porque ha avanzado mucho en cantidad y muy poco en calidad. Por eso tenemos un 96.5% de afiliados, pero todavía el gasto familiar de bolsillo es uno de los más elevados de América Latina.

A pesar de esa enorme cobertura de gente con carnet, todavía la mortalidad materno infantil es muy alta, una vergüenza nacional. 23 años después, vivimos el reino de la pura medicina curativa.

En el tema previsional, hay quienes plantean el retorno al reparto, otros que siga mixto y otros solo con la capitalización individual, ¿qué opina? El sistema de reparto tiene el atractivo de fijar una pensión de antemano. Pero tiene el inconveniente de que esa pensión no guarda ninguna relación con el aporte de por vida del trabajador, lo cual se traduce en un déficit recurrente, irreversible e incontenible.

Además, constituye una fuente de privilegios inaceptable porque anida las desigualdades sociales y castiga a los contribuyentes, que son quienes la pagan. Lo defienden quienes se benefician de esas distorsiones y privilegios.

Los sistemas de reparto llenaron una función social importante, pero no tienen futuro porque son incapaces de detener o eliminar el déficit actuarial y financiero que le he inherente. En este mundo cambiante, no es viable un sistema que otorga prestaciones futuras y de largo plazo, con soluciones ajenas y de corto plazo.

Ambos sistemas tienen problemas, pero los problemas del sistema de capitalización individual son más fáciles de enfrentar y resolver, porque no hay privilegios, ni politiquería. La gran ventaja de este último es que plantea soluciones de largo plazo a problemas de largo plazo.