A la hora de pensionarse llegan lagrimas de impotencia

Entre discusiones de la realidad diaria una persona de tercera edad piensa y se mira al espejo como su organismo se desgasta, pero suspirando le llega una lágrima de solo ver el día de irse a pensión porque sería perder un porcentaje de su sueldo actual que apenas le alcanza para sobrevivir.

Disgusto ciudadano al enterarse de que las administradoras de fondos de pensiones AFP tienen muchas quejas y que lo que van a percibir como pensiones sería algo pírrico para poder vivir dignamente además de enfrentarse a la situación de que pierde su seguro de salud.

Empleados públicos y privados enfrentan igual escenarios de incertidumbre en su interior, pero reflejada en un cuerpo afectado por enfermedades y una edad que avanza acompañada de conflictos diarios familiares y del entorno social.

Ciertas condiciones para lograr una pensión digna que solo puede lograrlo quienes tienen una estabilidad económica, así como también un rango de sueldo cerca de los 90 mil pesos de manera permanente o en los últimos años, pero ese es un solo ejemplo.

Creo que se debe revisar sistemas de pensiones y de salud porque no podemos seguir generando ansiedad a las personas de 50 años que son excluidos por diferentes temas de la nómina pública y privada, pero por demás estos seres humanos se ven olvidados por la sociedad

Tantas organizaciones sociales que desean trabajar con tema de envejecientes y seguridad social. Entonces demos un paso adelante cambiando esta angustiosa realidad de la trágica situación cuando llega la llamada convertida en epitafio de que estarás en pensión.

JPM

Tomado de almomento.net, ´por su interés

Share this:

Entradas relacionadas

Deja tu comentario